Pinterest • The world’s catalogue of ideas

Explore 1890 Henryk, Siemiradzki Henryk and more!

Civilización romana.Las mujeres romanas utilizaron una gran variedad de cosméticos, perfumes, tintes para el cabello y maquillaje, incluyendo bases, sombras de ojos, esmalte de uñas, delineadores de ojos, colorete y pinturas para los labios. Los cosméticos más caros venían en recipientes de oro, madera, cristal o hueso

Las prostitutas podían hacerlo en la calle. También en sitios públicos que dispusieran de zonas escondidas donde podían mantener relaciones sexuales rápidas. Los mercados y las zonas de edificios públicos ofrecían muchos posibles clientes. De ser necesario, se recurría a las tumbas situadas a las afueras de la ciudad. Los arcos (fornices) de los grandes edificios públicos, como teatros y anfiteatros. Al igual que en las termas, en los teatros, y en las arenas de los circos

Frecuentemente se aplicaban mascarillas de belleza antes del maquillaje. Los baños en leche de burra eran un tratamiento muy caro que funcionaba como exfoliante y fueron utilizados por Cleopatra y Popea Sabina. Después del baño se aplicaban un blanqueador facial, como por ejemplo polvo de tiza, estiércol de cocodrilo o albayalde. También era popular la cera de abeja, el aceite de oliva, agua de rosas o azafrán.

Termas de Caracalla. Laurence Alma-Tadema (1899).La popularidad del baño llegó al extremo de edificar, en Roma, las famosas termas de Caracalla, construidas alrededor del año 215 d.c., con capacidad para 1.600 bañistas o los aun mayores baños termales de Diocleciano que podían acoger simultáneamente a 3.000 bañistas. Solo en el siglo IV había en Roma 900 establecimientos de baños termales. Los romanos más ricos, lógicamente se construían sus propios baños en su domus

Los médicos en la antigua Roma. El cirujano debe ser más o menos joven, con una mano fuerte y firme que no tiemble, listo para usar la izquierda igual que la derecha, con visión aguda y clara, y con espíritu imperturbable. Lleno de piedad y de deseos de curar a su paciente, pero sin conmoverse por sus quejas o sus exigencias para que vaya más deprisa o corte menos de lo necesario; debe hacer todo como si los gritos de dolor no le importaran. (Aulo Cornelio Celso – De Medicina)

Normalmente, un nombre romano se componía de tres partes: praenomen o nombre de pila, nomen o apellido de la gens o linaje, y cognomen o nombre de la una familia concreta dentro de la gens. iguiendo este esquema un nombre romano completo adoptaría una forma como esta: Publio Cornelio Escipión, es decir, Publio de la gens Cornelia de la rama de los Escipiones, o Cayo Julio César, Cayo de la gens Julia de la rama de los Césares.

Comida. El pueblo desayunaba sopas de pan y vino a las que agregaban algunos productos muy simples: garbanzos, coles, hojas de olmo o de parra. Junto a estos platos, se consumía leche principalmente de cabra u oveja cuya carne también era la principal fuente de proteínas animales. También consumían otras carnes “al alcance de la mano”: cordero, buey, gano y hasta perro.

Usaban en joyería el oro, la plata, la pasta vítrea, piedras preciosas, perlas etc. Los anillos se fabricaban de bronce y de pasta vítrea, los collares y brazaletes de oro y pasta vítrea. Los collares de oro usaban cuentas de granates, variscitas, esmeraldas, amatistas o perlas. Los Anillos de oro se acompañaban de piedras preciosas de cornalina calcedonia, crisolita, azabache, ágatas o pasta vítrea y otras gemas.

El color rubio causaba sensación entre ambos sexos y para conseguirlo se echaban polvo de oro, en el siglo VI a. C. los romanos adoptaron de los griegos la costumbre de teñirse el pelo color amarillo rojizo, consiguiendo este color con jabón caustico (espuma caustica o bátava) a base de sebo y cenizas. También se colocaban pelucas traídas desde Germania.

Una calle romana. Decorado de la serie en los estudios romanos de Cinecittá en lo que se reproduce una calle romana. Desde un principio se pretendió que la ambientación de la antigua Roma fuese lo más exacta posible.