Pinterest • The world’s catalogue of ideas

Explore Ferragni Sneaker, Moda Normcore and more!

La intención reside en prescindir de lo trendy, rescatar prendas totalmente casual a riesgo de resultar vulgares o anodinas, pero que en definitiva pudieran pasar desapercibidas en cualquier avenida de una capital global.

ste nuevo look despreocupado pondrá en problemas a las casas de moda que siempre promueven looks alternativos y bien diferenciados, ¿no lo crees? Si las distintas modas que existen no comienzan a tomar cartas en el asunto, seguramente las ventas comenzarán a bajar y la moda será de otro tipo: despreocupada, básica y sin diferencias en estilos.

La ordinariez, un defecto imperdonable para aquellos que buscan convertir cada uno de sus actos en un manifiesto, en una declaración de originalidad (como si tal cosa fuera posible), se instala en el guardarropa en forma de parámetro estético. Por lo tanto, el normcore intenta reproducir los looks más triviales, como los que vimos en los personajes de Sienfeld y en Steve Jobs.

La palabra ya se ha propagado como la pólvora y sus resultados si rastreamos Internet clarifican el status de cuáles son sus claves: el forro polar de toda la vida, las archiconocidas Crocs, una camisa blanca de cadenas textiles como Primark o Uniqlo, las camisetas básicas en oferta o incluso aquellas de etiqueta Fruit of the Loom en las que veíamos estampados los rostros de la mascota Curro, Cobi o Naranjito.

Este otoño, se trata de olvidarse de llevar el último salón de Prada y apostar por ese bolso negro en cocodrilo que lleva años guardado en el armario. O de quemar en la hoguera la sudadera de Kenzo y rendirse al modelo clásico de Adidas (el toque sporty sigue cotizando al alza).

Jeremy Lewis, fundador de la revista Garmento, en el New York Magazine, señaló que esta nueva moda se trata de ser diferente, “hablamos del antilook, de mostrarse agotadoramente anodino, exonerarse a uno mismo de la tendencias, para no ser como una oveja que sigue al rebaño”. Entendiendo este rebaño como la élite fashion comercial, que rige los estilos de la mayoría de personas, según publicó vanguardia.com.mx.

Igual que otras tendencias en la moda, el normcore es una forma de "querer parecer". El estilismo siempre ha sido uno de nuestros recursos más preciados para construir versiones de nosotros mismos. El partidario del normcore dice mediante sus elecciones de vestuario: "Soy tan anormal y auténtico que para parecer común y corriente tendré que disfrazarme". Ya ven que la modernidad reúne un conjunto abrumador de empeños estériles.

El Urban Dictionary define así el concepto: Subcultura basada en la adopción consciente y artificial de elementos demasiado extendidos, cuya aceptación está comprobada o se considera inofensiva. Utraconformismo. De acuerdo con la misma fuente, la palabra se usa para referirse a gente "peligrosamente normal, que se viste sólo con con jeans y camisetas, que usa el slang de otras subculturas, pero sólo 3 años después de que fue usado por primera vez, y sólo después de que fue usado en una…

Se podría decir que el normcore deja atrás el hipsterismo, olvidándose de varios de sus iconos como las camisas de cuadros y gafas. La mayoría de las personas busca la originalidad y verse siempre bien, pero imitan modas estadounidenses, europeas entre otras, que se imponen en el sentido de sus usuarios y los hace creer que se ven diferentes.

Esos looks en que todo está calculado, en que los detalles riesgosos y las prendas de diseñador coexisten en un frágil pero efectivo equilibrio, encuentran la contraparte en el normcore. Ahora el propósito es conseguir un estilismo insustancial que, de acuerdo con Carmen Mañana de Icon (El País), será la solución para diferenciarse del resto: