Explore The Well, Be and more!

De hecho muchos católicos se preguntan en estos momentos ¿Por qué no deconstruir la Iglesia para el bien de todos? Nos dicen que no hace falta que la doctrina cambie para que la Iglesia cambie. Los dogmas y la Tradición pueden ser reinterpretadas o reestructuradas de forma conveniente, para satisfacer las necesidades actuales del ser humano. De esta forma se consigue contentar, aparentemente, a todos.

De hecho muchos católicos se preguntan en estos momentos ¿Por qué no deconstruir la Iglesia para el bien de todos? Nos dicen que no hace falta que la doctrina cambie para que la Iglesia cambie. Los dogmas y la Tradición pueden ser reinterpretadas o reestructuradas de forma conveniente, para satisfacer las necesidades actuales del ser humano. De esta forma se consigue contentar, aparentemente, a todos.

Nos llaman fundamentalistas porque tenemos fundamentos y los defendemos con razón y fe: “A quien tiene una fe clara, según el Credo de la Iglesia, a menudo se le aplica la etiqueta de fundamentalismo”. En el fondo todos somos fundamentalistas, porque todos, incluso los relativistas, defendemos nuestros fundamentos.

Nos llaman fundamentalistas porque tenemos fundamentos y los defendemos con razón y fe: “A quien tiene una fe clara, según el Credo de la Iglesia, a menudo se le aplica la etiqueta de fundamentalismo”. En el fondo todos somos fundamentalistas, porque todos, incluso los relativistas, defendemos nuestros fundamentos.

With Ireland vote No

With Ireland vote No

Children at Souq Okaz where the ancient poetry festival was held in Pre-Islamic times.

Children at Souq Okaz where the ancient poetry festival was held in Pre-Islamic times.

The Birth of Jesus in Art: 20 Gorgeous Paintings of the Nativity, Magi, and Shepherds - Catholic Household

The Birth of Jesus in Art: 20 Gorgeous Paintings of the Nativity, Magi, and Shepherds - Catholic Household

Recordemos el pasaje de Isaías que Cristo leyó en la Sinagoga: “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ungió y envió a evangelizar a los pobres y predicar la redención a los cautivos”. Es interesante entender por qué a los pobres y los cautivos. ¿No se puede evangelizar a una persona que no sea pobre ni cautiva? Para desentrañar este “misterio” pensemos en una de las bienaventuranzas: “Bienaventurados los pobres en espíritu, pues de ellos es el Reino de los Cielos”.

Recordemos el pasaje de Isaías que Cristo leyó en la Sinagoga: “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ungió y envió a evangelizar a los pobres y predicar la redención a los cautivos”. Es interesante entender por qué a los pobres y los cautivos. ¿No se puede evangelizar a una persona que no sea pobre ni cautiva? Para desentrañar este “misterio” pensemos en una de las bienaventuranzas: “Bienaventurados los pobres en espíritu, pues de ellos es el Reino de los Cielos”.

Nuestra Esperanza no son los regalos, las comidas y los días sin trabajo, sino Cristo que nace en una pequeña aldea. En ese sentido, nos pasa como a los judíos del siglo primero. Nadie esperaba a quien iba a nacer, excepto tres sabios que fueron capaces de leer el gran acontecimiento, en el cielo

Nuestra Esperanza no son los regalos, las comidas y los días sin trabajo, sino Cristo que nace en una pequeña aldea. En ese sentido, nos pasa como a los judíos del siglo primero. Nadie esperaba a quien iba a nacer, excepto tres sabios que fueron capaces de leer el gran acontecimiento, en el cielo

Cualquier estructura humana es reflejo de quienes la componemos. Lo que somos deja huella indeleble en cualquier obra que realizamos y la organización humana de la Iglesia siempre necesita de ajustes. Entonces ¿no es posible llegar a una Iglesia perfecta? Veamos a ver qué nos dice San Juan Casiano:

Cualquier estructura humana es reflejo de quienes la componemos. Lo que somos deja huella indeleble en cualquier obra que realizamos y la organización humana de la Iglesia siempre necesita de ajustes. Entonces ¿no es posible llegar a una Iglesia perfecta? Veamos a ver qué nos dice San Juan Casiano:

Decrecer, sentirse podado nunca es una acción agradable y placentera para nadie. Conlleva dolor en el hoy que se verán recompensado en el mañana. Necesita de esperanza, fe y mucha caridad. Caridad que se une a la humildad de quien sabe que sólo Dios irá dando los pasos necesarios para que esa poda sea efectiva. Todavía muchos de nosotros creemos que la labor evangelizadora nos revolverá el aparente esplendor del pasado, pero eso es imposible.

Decrecer, sentirse podado nunca es una acción agradable y placentera para nadie. Conlleva dolor en el hoy que se verán recompensado en el mañana. Necesita de esperanza, fe y mucha caridad. Caridad que se une a la humildad de quien sabe que sólo Dios irá dando los pasos necesarios para que esa poda sea efectiva. Todavía muchos de nosotros creemos que la labor evangelizadora nos revolverá el aparente esplendor del pasado, pero eso es imposible.

Santa Catalina de Siena tuvo claro que la Iglesia sólo puede cambiar si  cada uno de nosotros se convierte y se deja transformar por Cristo. ¿Queremos cambiar la Iglesia? Empecemos por nosotros mismos ya que cada uno de nosotros somos Iglesia. Nuestros pecados conforman los pecados de la Iglesia. Nuestra santidad es la santidad de la Iglesia.

Santa Catalina de Siena tuvo claro que la Iglesia sólo puede cambiar si cada uno de nosotros se convierte y se deja transformar por Cristo. ¿Queremos cambiar la Iglesia? Empecemos por nosotros mismos ya que cada uno de nosotros somos Iglesia. Nuestros pecados conforman los pecados de la Iglesia. Nuestra santidad es la santidad de la Iglesia.

Pinterest
Search